UNA TAZA DE HISTORIA.

En un caluroso día del año 1835, el joven Charles Darwin arribó a un lugar hermoso y paradisiaco, rodeado de mar y lleno de increíbles especies de flora y fauna nunca antes vistas. En ese paraíso llamado Galápagos, sería una deliciosa taza de café, su fuente de inspiración para desarrollar la teoría de la evolución de las especies.

Este lugar, debido a sus suelos volcánicos y su microclima único en el mundo, permite que los cafetos se desarrollen excepcionalmente para producir uno de los cafés más ricos y exóticos en el mundo. En 1835 Coffee Lab, nos preocupamos y cuidamos de todo su proceso para garantizar que el sabor de nuestro café, sea una experiencia sensorial integral en cada uno de nuestros consumidores.

MISIÓN

Servir alimentos y bebidas enfocados principalmente en el café de especialidad. Destacándonos por nuestra extraordinaria calidad, servicio y precio competitivo, aplicando valores como la máxima profesionalidad e integridad, consciencia ecológica-sustentable y responsabilidad social; basándonos en nuestra experiencia y el conocimiento del sector para mejorar continuamente, brindando experiencias sensoriales integrales, que quedarán grabadas en la memoria de nuestros consumidores.

VISIÓN

Convertirnos en una cadena de cafeterías de referencia mundial, aportando e involucrando a las comunidades locales de cada ciudad y cada país para el desarrollo sostenible de la misma, cambiando el mundo, un paso a la vez, a través de nuestra pasión por el café

INDIVIDUALMENTE SOMOS UNA GOTA, JUNTOS SOMOS UN OCÉANO

Los nexos generan integración, la integración promueve la difusión de la información, la información difundida se convierte en aprendizaje, el aprendizaje se transforma en conocimiento, el conocimiento es poder, el poder te da influencia, la influencia te da la oportunidad de generar nuevos nexos.

GINO SORRENTINO

Aplicar un modelo de negocio social y ambientalmente sostenible en Galápagos es el sueño de Gino Sorrentino, emprendedor italo-ecuatoriano con tres desarrollos turísticos de alto nivel en las islas. La idea de impactar positivamente en el lugar donde vives forma parte de él, pero desde este año tiene renovada importancia cuando se convirtió en residente permanente de Galápagos.

Italo-ecuatoriano, llegó a Ecuador de la mano de su gran amor. Bartender, contador, administrador de empresas de hotelería y turismo en su natal Nápoles, siempre soñó con vivir en Sudamérica; por eso durante sus años de universidad trabajaba en las temporadas altas para reunir dinero y viajar a su destino favorito.

La oportunidad de probar la veracidad de sus teorías sobre la evolución de los cruceros marítimos lo llevó a embarcarse en El Caribe y ser parte de restaurantes galardonados con dos estrellas Michelín, de la famosa guía de excelencia con más de un siglo de historia. Allí aprendió español y se enamoró a primera vista de una chef ecuatoriana, con estudios en Chile y experiencia internacional, con la que decidió buscar un futuro de éxito en Ecuador.

CYNTHIA JOUVIN

Marcar la pauta en la calidad del servicio, con propuestas de rápida aceptación, es parte de la identidad empresarial que Cynthia Jouvin Lange ha sabido estampar con éxito en Galápagos, teniendo como aliado su toque gastronómico.

En el año 1999 llegó a Santa Cruz como pasante. Mientras estudiaba en Chile, el director de una escuela de gastronomía

Al poco tiempo regresó a Chile para graduarse en el Instituto de Capacitación Técnica – y llegó a formar parte del equipo culinario de un hotel cinco estrellas, el Crown Plaza.

Un nuevo desafío laboral llegó con el llamado de Celebrity Cruise Line, en Estados Unidos, para formar parte de la tripulación del lujoso crucero Millennium, entre el Mediterráneo y el Caribe.